domingo, 25 de marzo de 2007

Pregón de Semana Santa

La lectura del pregón de Semana Santa por parte del periodista y abogado Alberto Rendueles abrió la celebración de la Semana Santa. La celebración de la Semana Santa refleja bastante de la historia de nuestro país. Por una parte, es una fiesta religiosa, la más importante pues en ella se recuerda la muerte de Cristo para salvar a los pecados. La proximidad de la Muerte del Señor originó la Eucaristía, que, según tengo entendido, es el motivo central de la liturgia cristiana porque en ella se resume el supremo Amor de Dios por el Hombre. Si algún lector experto en teología aprecia errores, que me los diga para corregir.
Por otra, la Semana Santa es una celebración pagana. Vacaciones y temporada alta en los destinos turísticos (una semana en Canarias te puede salir desde 700 euros por persona). Las ciudades compiten para captar esos turistas que no buscan sólo sol y playa. En estas fechas, las procesiones de Semana Santa son un elemento de cada destino para hacerse una parte del turismo cultural que se mueve. Desde hace años, y después de una época de declive, las procesiones de Semana Santa reviven en Avilés y los partidos políticos no dudan en apoyarlas. Seguramente, los cofrades considerarán que reciben pocos recursos, pero es indudable que tanto el PP antes, como el PSOE después y ahora IU no dudan en subvencionar programas de las procesiones y apoyar una fiesta y diferentes manifestaciones como las exposiciones. Una actitud que desde la izquierda más laica se justifica argumentando que se trata de la dimensión cultural de la fiesta más que la religiosa, que cada celebra consigo y con Dios. Perfecto, porque así todos quedamos muy tranquilos y contentos. Sin embargo, ¿por qué no acuden los concejales de la izquierda al pregón de la Semana Santa? Es tan laico como ese programa de fiestas con el que se hacen la foto y donde escriben. Además, su lectura es previa a la Misa. El párroco de San Nicolás, don Ángel Garralda, da la bienvenida y cede la palabra al pregonero. Al terminar su lectura, arranca la Santa Misa, con lo que respetarían esa dimensión íntima de la fe. Una dimensión que igual tienen algunos votantes suyos. Y, en el caso del equipo de gobierno, no se puede olvidar que son gobierno de todos los avilesinos, tanto los creyentes como los no creyentes. Y ambos se merecen igual respeto.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails