viernes, 14 de agosto de 2009

Práxedes Fernández



A lo largo del mes de agosto he tenido la oportunidad de leer la biografía de Práxedes Fernández escrita por el padre Martín Olive. Práxedes Fernández fue una mujer asturiana, madre de tres hijos y que le tocó vivir la Revolución del 34 y la Guerra Civil. Murió en Oviedo, a causa de una apendicitis sufrida por los rigores del sitio que sufrió la ciudad que se sumó al golpe de Estado contra la República.
Práxedes Fernández vivió y murió con fama de santidad. Actualmente se encuentra en proceso de beatificación y ya ha sido considerada como una Venerable Sierva de Dios. Es una primera fase en el largo y complejo camino de beatificación. Significa que esa persona ha vivido su Fe en un grado sumo, con un compromiso mayor al que se espera de un cristiano. Practicó heroicamente la caridad, humildad y prudencia. La Iglesia admite la veneración de esas personas en privado para reclamar su intercesión ante Dios.
Su vida nos permite acercarnos a una mujer avanzada en su tiempo y que, sin embargo, sufrió las lacras del suyo: desde el papel secundario que se daba a las mujeres en su época, a la violencia doméstica o la intolerancia religiosa. Pero sus hechos nos muestran a una adelantada al papel de los laicos en la Iglesia, que más tarde consagraría el Concilio Vaticano II. Y, sobre todo, como comentan los autores que la han estudiado, un auténtico "apóstol de la reconciliación". En sus escritos, fundamentalmente las cartas a su hijo Enrique, describe la violencia religiosa pero sin odio ni rencor hacia los agresores, proclamando y viviendo el perdón, el deseo de una España, de una sociedad, sin luchas fraticidas, sin desgarros ni violencia en su interior.
Sería una gran bendición para Asturias contar con una santa como Práxedes.

Imagen: http://www.dominicos.org/espiritualidad/dominicana/textos/galeria-de-personajes/praxedes-fernandez-garcia

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails