lunes, 30 de enero de 2012

Buen café

Las formas de la leche sobre el café revelan la calidad del expreso.
El número de maneras de empezar bien el día es limitado, aunque la cifra no sea otra que la equivalente al número de personas que andamos por este planeta. Uno es de los que le cuesta empezar el día sin un buen café, una o dos tazas de café, cremoso, ligeramente caliente, para beber con calma, pensando sorbo a sorbo en todo lo que la jornada traerá, en los planes y proyectos; en el día.
Sí, un buen café para arrancar la jornada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails