sábado, 9 de octubre de 2010

Noche y día



Una de las normas no escritas de esta bitácora es no hablar más de películas y libros. De hecho, sólo se critica a los políticos. Cebarse en una película, por ejemplo, pone en cuestión la inteligencia de quien lo hace, pues, al verla en casa, siempre puede darle al botón de stop y salir antes que seguir sufriéndola. Y hay más razones.
Todo esto viene por lo difícil que me resulta comentar Noche y día. Es una pelìcula fallida, pues trata de ser de ese extraño género de acción-megairreal (como las de James Bond) y de humor, sin lograr ser ninguna de los dos. Existe una secuencia donde no cabe duda que el director-guionista se cortaron cuando vieron en el jardín donde se metían: a Cameron Díaz, le aplican un suero de la verdad y empieza a decir todo lo que piensa... Fue de lo más divertido. También la imagen que muestran de San Fermín por Sevilla y la fiesta del toro que anuncia Jordi Molla. Sobre todo para ver la idea que tienen fuera de nosotros, los españoles. O, por lo menos, algunos americanos.
Para mí, el principal lastre de la película es Tom Cruise, que no pega ni con cola en el papel que la asignan.
En suma, una película para ver en una tarde lluviosa, comiendo palomitas y pensando que no hay nada mejor que hacer. Porque si lo hay, mejor que lo haga.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails