lunes, 27 de septiembre de 2010

Origen


Esta noche soñé. Aparecía en el coche de un amigo, circulando por Avilés. Al final, terminaba dándome golpes con otros cuantos coches más. Nada grave, chapa y pintura. Pero yo pensaba que, como en Origen me despertaría a la primera patada. Menudo agobio, hasta la tercera no regresé a la realidad. Y cómo dejé el coche de mi colega.
Cuando una película te impacta tanto como para asumirla en tu propio mundo es que, sin duda, estás ante una gran obra. Christopher Nolan cuenta con una corta pero imprescindible filmografía, capaz de hacer grandes películas donde otros quedarían en obras de género.
En este caso, se lanza al mundo de los sueños, a jugar con los sueños dentro de los sueños como si fuese metaliteratura. En algunos momentos, las explicaciones pueden ser enrevesadas, lo que obliga a una mayor atención.
Yo disfruté de lo lindo y os la recomiendo a todos.


Photo: http://www.filmaffinity.com/es/film971380.html


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails