martes, 14 de septiembre de 2010

El libro electrónico

Constato que me muevo por lugares ajenos al mundo mediático. En todas partes leo noticias del éxito de los lectores de libros electrónicos en general y del Ipad en particular.
En FNAC de Parque Principado pude manipular uno. Bien, ni frío ni calor. La sensación es que se trata de uno de esos aparatos del que puede carecer. Más duro sería perder de mi Nokia E63 o el que le sustituya, por ejemplo.
Desde entonces apenas he visto e-lectores en un par de ocasiones: en el tren y en la playa. Este último emplazamiento me sorprendió. Si es fácil que la arena y el agua dañen un libro no me parece lo más adecuado para un artilugio electrónico. Por no hablar de los reflejos del sol en la pantalla.
Supongo que el artilugio tendrá éxito.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails