viernes, 27 de agosto de 2010

Cristianos de nuestro tiempo

Tengo un amigo que siempre comenta con asombro el martirio de diferentes santos. Desde luego, que en la Edad Media y en la Antigüedad eran un poco más crueles que en nuestro tiempo. Al que no lo asaban vivo, lo despellejaban o le cortaban la cabeza después de azotarle y tapar sus heridas con sal. Un auténtico catálogo gore.
Así que uno, de vez en cuando, procura presentarle historias de nuestro tiempo. Pero claro, se encuentra con santas como Edith Stein, conversa al cristianismo en un itinerario intelectual que le llevó del judaísmo al ateísmo y, desde allí, a profesar en el Carmelo. Pero, claro, esta santa fue mártir en los campos de concentración, gaseada en Auschwitz . Así que él seguirá viendo una muerte horrible, aunque lleve la corona de la santidad.
También murió trágicamente el beato Franz Jägerstätter, guillotinado en Berlín por su oposición al régimen nazi.
También hay ejemplos gloriosos que carecen de esa dimensión trágica aunque sus vidas siguen siendo heroicas. Como la pianista rusa Marija Judina, cuyo gran talento conmovió al mismo Stalin. Ella, después de recibir elogios y donativos del dictador, no tuvo reparos en cantarle las cuarenta y donar el dinero para obras de caridad y restaurar templos. El dictador no le tocó ni un pelo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails