jueves, 17 de abril de 2008

Un contacto paranormal

Es un lugar común entre todos nosotros dudar de las mediciones de audiencia. Nadie conoce a nadie que tenga un audímetro en su casa. Pero yo he visto uno, hoy, esta tarde. ¿Dónde? En Gijón, ¿dónde si no?
Paseábamos por Jove y alcanzamos una casa. En el exterior, sus propietarios, un matrimonio mayor, hablaba con una chica joven. Supuse que era su hija, que se despedía de ellos después de una visita. Hasta que, al pasar a su lado, vimos que le ofrecía un folleto de color rosa.
-Cuando ustedes ven por la mañana que un programa tuvo tal audiencia es gracias a estos aparatos...
Seguimos caminando, pero esta claro. En esa casa, igual hay un audímetro. Pero está claro que, la joven del Seat Ibiza repartía medidores de audiencia. Y yo estuve ahí, a medio metro de uno. Guardo la dirección para negociar con las cadenas. Porque esa casa representará un tanto por ciento de la población y, en las manos y los ojos de ese matrimonio que disfruta su jubilación, se encuentra el futuro de muchos programas. ¡¡Casi nada!! Y en Jove.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails