viernes, 15 de febrero de 2008

A dramatizar toca

La confesión de Zp a Iñaki Gabilondo nos vuelve a recordar las tremendas carencias intelectuales del personaje. En primer lugar, su profundo desprecio a los votantes, a los ciudadanos. Con esa sonrisa tan fría como la de algún dirigente local, subyace la idea que nosotros, la mayoría, somos tontos, que estamos esperando que salga con su verbo fácil y buenas palabras para ir corriendo detrás del lider carismático. Renuncia a la política, a las ideas, a los grandes objetivos de una nación para convertir todo en un espectáculo cutre y bananero mientras su ministro más progre se gasta lo que muchos no alcanzan para pagar una hipoteca en reformar un piso en perfectas condiciones de habitabilidad (según la anterior inquilina). "A dramatizar, toca"; cuando igual, el verdadero drama para España es repetir este gobierno.
En segundo lugar, una soberbia realmente peligrosa. Desde hace un tiempo, circula por ahí la idea de que la baja participación perjudica al PSOE y la alta al PP. Las sucesivas encuestas demuestran que la derecha mantiene un mayor porcentaje de electorado fiel. Apenas ha perdido un par de puntos desde las anteriores elecciones. Sin embargo, el voto del PSOE se está yendo. De ahí que radicalice su discurso para recuperarlo y la estrategia de movilizar a la población. Sí, parece propia de un gran estratega. Lo que es impropio es desvelar en un medio potencialmente hostil (aunque los periodistas sean compañeros de viaje, la técnica, los micrófonos, pueden jugar una mala pasada) la estrategia, los planes de ataque. Parece como si pensase que sólo juega él, que es el más listo.
Y una reflexión final. ¿Qué voto pierde el PSOE? ¿Su ala izquierda que parece intentar captar o el más moderado, el centrista, que puede ser el que se refugie en la abstención o formaciones como Upyd? El PP parece que renuncia al centro, a la moderación donde, dicen los teóricos, se ganan las elecciones. El PSOE, por lo visto, también.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails