lunes, 9 de septiembre de 2013

A diario sólo me escriben los bancos




A diario sólo me escriben los bancos. Alguna otra casa comercial también se suele despistar. El buzón se llena con sus sobres blancos, su logotipo y palabras extrañas que no logro comprender: cecé, extracto de cuenta, recibo domiciliado, transferencia, saldo, debe, haber… 
Es usted un cliente afortunado.
Cada inicio de mes, y en ocasiones hasta su conclusión, aparecen las ofertas comerciales, los muebles de ensueño, los viajes a Portugal para comprar mantas, sábanas nuevas y café.

Amontono toda esa correspondencia con la esperanza de responderla un día, en encontrar un diccionario que me permita descifrarla.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails