martes, 25 de junio de 2013

La guerra de los mundos


El fin de semana era perfecto. Lo había planeado desde hacía tiempo, pero el viernes comenzó a truncarse. A eso de las cinco y media de la mañana, unos gritos nos avisaron que Costillina estaba enferma. Después de una noche de vómitos, de recoger bilis en la mano y de calmar dolores, la pediatra diagnosticó: "Un virus". Así se explicaba la enfermedad de Costilla. Los primeros planes comenzaban a cambiarse.
El sábado, el virus se encontraba en casa y prolongo su estancia en mi cuerpo. De enfermero a enfermo; conocer los dolores que había intentado calmar; notas en mi garganta el vómito que había limpiado horas antes. Todo se iba al garete.
El domingo, el virus seguía disfrutando de la hospitalidad de la familia y uno, convaleciente, pensaba en que, como en La guerra de los mundos, todos mis planes, mis ideas y objetivos se habían ido al traste por unos virus de nada. Y eso que no aspiraba a conquistar el mundo.
Por suerte, el maestro Sarapo cuenta alguna de las cosas de las que no pude disfrutar.


Photo:http://www.cosmonoticias.org/wp-content/uploads/2012/10/guerra-de-los-mundos-thunder-child.jpg

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails