miércoles, 12 de junio de 2013

¿Es lícito ser tan felices?



¿Será lícito ser tan felices, cuando el mundo está tan lleno de sufrimiento, cuando existe tanta oscuridad y tanto mal? ¿Es lícito ser tan jactancioso y alegres? La respuesta sólo puede ser: "sí". Porque diciendo "no" a la alegría no prestamos un servicio a nadie, sólo hacemos más oscuro el mundo. Y quien no se ama a sí mismo no puede dar nada al prójimo, no puede ayudarlo, no puede ser mensajero de la paz. Esto nosotros lo sabemos por la fe, y lo vemos cada día: el mundo es hermoso y Dios es bueno. Y por el hecho de que Él se hizo hombre y vino a habitar entre nosotros, de que Él sufre y vive con nosotros, nosotros lo sabemos definitiva y concretamente: sí, Dios es bueno y es una bien ser persona. Nosotros vivimos de esta alegría, también tratamos de llevar alegría a los demás, de rechazar el mal y de ser servidores de la paz y de la reconciliación".

 Benedicto XVI,  Saludo a los participantes en la peregrinación de la 
Archidiócesis de Múnich a Castelgandolgo, agosto de 2012.
L'Osservatore romano, página 2, número 33, agosto de 2012

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails