miércoles, 1 de mayo de 2013

Casa olvidada




El progreso carece de sentimientos. Sólo se preocupa de avanzar. No tiene otra lógica. El asfalto ha crecido como una muralla insensible, arrinconando a la vieja zapatería. 
Resiste el viejo edificio, negándose a perder sus sentimientos, el recuerdo del pasado. El futuro también puede ser como nosotros digamos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails