lunes, 29 de abril de 2013

La imagen del futuro



No por pasado conviene olvidar el pasado. La reconversión industrial supuso que Avilés dejase de ser el gran monocultivo industrial de la siderurgia. Es algo que ya estudian los niños de Primaria. De la noche a la mañana, la ciudad (y con ella la comarca) debió reinventarse su futuro para superar un presente adverso, muy adverso. Proyectos como el Avilés 2000 e iniciativas ciudadanas generaron el caldo de cultivo para alcanzar una situación, en la actualidad, mucho más optimista que la que se podía uno esperar a mediados de los 90. 
Y, en la imagen de este comentario, aparecen los elementos que articularán el futuro de la economía de la comarca. A la izquierda, el crucero como símbolo de un turismo que acude no por el tiempo (ahí las nubes de tormenta), sino por otros atractivos: Centro Niemeyer, calidad de vida, gastronomía...
A la derecha, el Centro Niemeyer como símbolo de una nueva economía basada en la cultura, en el conocimiento.
Y, de fondo, la industria tradicional, sector que también ha evolucionado y se convierte en una parte imprescindible del paisaje, aunque se encuentre situada en el fondo de la imagen.
Es la imagen de nuestro futuro como ciudad y como región.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails