lunes, 3 de septiembre de 2012

El cielo de Avilés

Avenida de Fernando Morán, Avilés, 24 de agosto de 2012


No me puedo enamorar de una ciudad si no veo su cielo. Necesito contemplar sus colores, las formas de sus nubes, como juegan con los tejados y perderme en ellos, en sus cielos.
Porque no existe un único cielo. Cada día tiene el suyo, cada mes, cada estado de ánimo.
Los cielos de Avilés ya me tienen cautivado desde hace mucho tiempo. Por eso no me canso de verlos. 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails