sábado, 25 de agosto de 2012

El tuitter de los políticos



Si yo fuese político, también tendría un tuiter. Un tuiter muy molón para dar gracias a los votantes y simpatizantes, al equipo de campaña y opinar sobre los otros partidos. Uno tiene la impresión de que un tuiter de los políticos vale lo que cinco ruedas de prensa y cien comunicados. En general, uno tiene la impresión que una tontería en un blog, o en un comunicado, queda en eso, en tontería, mientras que en el tuiter puede llegar a ser considerado un error. Incluso hasta un pensamiento brillante.
Existen muchas razones para que un político tenga su tuiter. Rápidamente, se me ocurren cuatro:

  1. Te da la imagen de hombre, o mujer, moderno, o moderno; que conoce y usa las nuevas tecnologías. Una persona de su tiempo, vamos.
  2. Te concede una idea del interés que genera tu figura, incluso compararte con otros adversarios, incluso compañeros de partido, que son los más peligrosos.
  3. Entre todos los seguidores, seguro que se logra movilizar a un grupo de cibervoluntarios, tan importantes hoy en día, incluso localizar talento, ese bien tan preciado.
  4. Puedes lanzar tus opiniones sin necesidad de argumentarlas, a cualquier hora sabiendo que serán rápidamente atendidas y sin necesidad de contestar a las preguntas que te formulen. Y, si hay alguna, puedes retrasar la respuesta ganando tiempo para pensar. O callar.


Sí, no tengo duda. Si fuese político tendría un tuiter. Aunque, no crean, no me hago muchas ilusiones con el tuiter de los políticos porque, al igual que unas gafas de juguete, sirven para para pasar el rato, pero ni mejoran la visión ni se lleva todo el tiempo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails