martes, 10 de julio de 2012

Fantástico melón


Compañero inseparable de los veranos, el melón es una de esas frutas cuyo nombre debe pronunciarse siempre con respeto y escribirse con mayúsculas. En el tristemente desaparecido Tragaldabas de Avilés disfruté de una sopa fría que, cada día de calor, se aparece en los espejismos, con un sabor concentrado y, al tiempo, la frescura de los buenos melones.
No debe faltar en ninguna brocheta de frutas que se precie y, con cualquier jamón, se convierte en un entrante, incluso plato principal de los que tiembla Roma. Bocata di cardinale era la broma de mi casa cuando se servía de este modo.
Y, en solitario, la página de Agrosegura, a la debo la foto, informa de suficientes variedades para escoger al gusto de consumidor. Para ello, no tenga miedo, confíe en la buena mano de su frutero de confianza. Porque, con los melones, no tengo duda. Sólo se deben comprar en una frutería de confianza.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails