lunes, 19 de marzo de 2012

La fiesta terminó

La cicatriz de Avilés seguirá
unos cuantos años.


El pasado Consejo de Ministros daba carpetazo a uno de los proyectos más emblemáticos de Avilés: Isla de la Innovación. La administración central saldrá de la sociedad urbanística que debía impulsarlo dentro de un amplio programa de ajuste del sector público español. No se libra ni el tato y aquí os dejo un enlace con la explicación del gobierno. 
Mariano Rajoy no engañó a nadie cuando anunció en las elecciones que era necesario adelgazar un sector público desarrollado en época de bonanza económica. Adiós a los sueños megalómanos, adiós a la irrealidad. La política se convierte en el arte de lo posible. 
Avilés se queda sin Isla de la Innovación y Gijón sin estación de ferrocarril en el centro. Por lo menos, perdemos nuestros sueños sin despertarnos en una pesadilla.
Con todo, sería un error renunciar a los sueños, a una marca tan potente, tan ilusionante. Debe ser un horizonte de futuro de Avilés, una guía para los próximos años.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails