jueves, 5 de enero de 2012

La España del sacrificio

Los últimos cuatro años de gobierno socialista han colocado a España en uno de los mayores abismos económicos que se recuerdan. En Alemania, al menos, el SPD de ese nombre tan complicado de escribir (Schröder o cómo sea) se comprometió con la razón de Estado e impulsó unas reformas que lo apartaron del poder pero permiten que su país supere mucho mejor la crisis y consolide su sistema de protección social. Es la diferencia entre querer el poder y querer a su país.
En campaña electoral, escuchamos a Rajoy anunciar sacrificios. Tal vez debería haber hablado de que esos sacrificios incluían subida de impuestos, ser más claro. Pero cuando un político le pide a sus votantes sacrificios, cualquier persona con un dedo de frente sabe a que se refiere: rascar el bolsillo. Es lo que nos toca hacer, nuestro sudor para arreglar todo lo que ha destrozado el partido que ahora trata de capitalizar las quejas contra los nuevos impuestos.
El mismo partido, el PSOE, que asumió la próxima subida del IVA cuando en la última cumbre de la Unión Europea José Luis Rodríguez Zapatero asumió con placer los planteamientos de disciplina fiscal que, entre otros aspectos, implicará que se reduzcan las diferentes entre los diferentes impuestos que se pagan en la Unión. 
Y ya que hace cuatro años no fueron patriotas; habría que pedir que ahora sintieran un poco de vergüenza y, aunque sólo fuese por su gestión, callasen. No estaría mal que fuese el regalo en esta noche de Reyes a todos los españoles.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails