jueves, 15 de diciembre de 2011

Centro Niemeyer, segunda fundación


Con todo lo que ha venido sucediendo en los últimos meses en el Centro Niemeyer de Avilés a uno le surgen un par de dudas. La primera es la reacción de la gente en esta nueva etapa. Desde su inauguración, uno de los grandes méritos del Centro Niemeyer ha sido la ilusión generada en la ciudad. Ha sido un rayo de luz, me comentaba recientemente una persona. Incluso creo que, en ocasiones, la respuesta de los avilesinos era más por ser un acto en el Niemeyer que el contenido en sí. ¿Se mantendrá ese sentimiento, esa actitud en el futuro?

Con todo lo que ha venido sucediendo en los últimos meses en el Centro Niemeyer de Avilés a uno le surgen un par de dudas. La primera es la reacción de la gente en esta nueva etapa. Desde su inauguración, uno de los grandes méritos del Centro Niemeyer ha sido la ilusión generada en la ciudad. Ha sido un rayo de luz, me comentaba recientemente una persona. Incluso creo que, en ocasiones, la respuesta de los avilesinos era más por ser un acto en el Niemeyer que el contenido en sí. ¿Se mantendrá ese sentimiento, esa actitud en el futuro?La segunda duda es la estrategia seguida por la Consejería de Cultura en todo este proceso. Resulta normal que un gobierno quiera modificar la fórmula de gestión de un equipamiento cultural. Sabiendo que la cesión del Niemeyer concluía el día 15 de diciembre, ¿no era más sencillo anunciarlo en septiembre y vivir estos meses como un periodo de transición, sin tanta agresividad ante los gestores de la Fundación que se merecían más respeto, sin generar esa división en la ciudad?

Nos hubiéramos ahorrado unos cuantos espectáculos lamentables.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails