lunes, 11 de abril de 2011

Horizontes


Embalse de La Granda, agosto 2010


A cada día su afán, escribían los clásicos. Y, Antonio Machado, dejó inmortalizado ese caminante no hay camino que repetimos sin que esos versos caigan en la vulgaridad.
Al final, uno todos los caminos concluyen en el mismo punto, sea Roma u otra ciudad eterna. Cada jornada, cada semana, cada momento nos abre nuevas posibilidades para elegir, nuevos horizontes para construir. De nuestras decisiones dependerán sus colores. Como leí hace poco a uno de los supervivientes del accidente áereo de los Andes: el dolor es inevitable, el sufrimiento se elige.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails