viernes, 4 de febrero de 2011

Malos tiempos para la prensa




Corren malos tiempos para la libertad de expresión. Hace unos días, se conocía el regalo de La Caixa a todos los periodistas que cubrieron la presentación de su conversión en banco, un detalle valorado en 300 euros, según leí en Gurús Blog. La duda surge cuando se ve el seguimiento del anuncio, donde se ha dado un tono más bien positivo. Cuando, como comentan en la citada bitácora, hay algunas preguntas que, como mínimo, deberían hacerse los medios de comunicación. Después de todo, la primera transformación de una caja de ahorros en un banco se debe a que carece de la solvencia necesaria para cubrir sus deudas por una exposición excesiva al negocio inmobiliario. Es decir, una mala gestión. Pero no se ha criticado. ¿Será por el regalo?
Y lo mismo por la transformación de Criteria, que deja de ser el holding empresarial presentado en su momento a un banco, cargándose la propuesta inicial con la que convencieron a cientos de accionistas. Ni una mala crítica. ¿Será por la televisión?
Pero esto de la La Caixa es un juego de niños comparada con la normativa que impulsa el gobierno sobre la información en las televisiones durante las campañas electorales. Una propuesta donde, hasta el momento, PSOE y PP van de la mano. Se ve que lo de recortar libertades le gusta a todo el mundo.
En resumidas cuentas, la propuesta es que todas las televisiones emitan información neutral durante la campaña electoral, repartiendo el tiempo de sus noticias de forma proporcional a los resultados de los partidos políticos. O sea, una ley modarza en toda regla y donde los medios han anunciado una batalla. El derecho de los medios a fijar su propia línea editorial se vulnera. Más aún en un país con un amplio abanico de medios públicos que deben garantizar la pluralidad. 
A ver en qué queda todo.


Photo: http://foroacademico.blogspot.com/

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails