lunes, 24 de enero de 2011

El centro del mundo

Mediodía en la calle de La Muralla


Los avilesinos queremos tanto a nuestra ciudad que, con frecuencia, la convertimos en el centro del mundo. Dentro de poco, se descubrirá que Cristobal Colón terminó de preparar la expedición que descubrió América en el Castillo de Gauzón o que antes de pisar la Luna, la Nasa determinó si el lugar adecuado para el lanzamiento de la nave era la Peña La Forcada o Cabo Cañaveral.
Recuerdo que, hace años, traté con ajenos a este espíritu avilesino se reían de algunos topónimos locales: Versalles, El Quirinal... Uf, que pretenciosos, os faltan los Campos Elíseos... Pero, qué se le va a hacer. 
Son las cosas de Avilés, uno puede caminar por la calle de La Muralla y mirar el edificio del Colón, con esa terraza y su reja metálica y pensar, por ejemplo, que tiene un aire a Nueva Orleans y que, dentro de poco, sonará música cajún en los bajos cerrados y sin vida. Uff, qué pretenciosos. Pero no, los avilesinos lo vivimos con modestia sabiendo que todas los lugares los podemos encontrar en Avilés. Y que en Avilés encontramos a todos los lugares. Así que nunca existe el miedo a marchar, al viaje, pues se sale de casa para regresar al hogar y así también se recibe con los brazos abiertos a los extranjeros, que no son extranjeros sino que regresan a su casa. 
Es lo que tiene ser el centro del mundo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails