lunes, 4 de octubre de 2010

La noche

Suelo en Miranda, Avilés.
Agosto de 2010

No sé lo que me fascina de la noche. Si la posibilidad de sentir la inmensidad del cielo plagado de estrellas o recordar los versos de Neruda, pensando en poder escribir los versos más tristes; si la posibilidad de escuchar los latidos de la ciudad o el refugio en el escritorio y escribir sin que nadie te moleste; si ese carnaval que se monta en los bares y tugurios atestados de gente o la opción de caminar sin mascaras. O de imaginar historias detrás de las ventanas iluminadas.
O tal vez sea la luna. O un reflejo en el suelo, de todas las estrellas.
La noche, cuando la luz del día es más resplandeciente.
Tal vez sea eso lo que me atraiga tanto de la noche.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails