jueves, 23 de septiembre de 2010

Arte callejero

La avenida de Juan Carlos I es una de esas calles largas de Gijón, en algunos tramos desolada y que, cuando sopla el viento, parece que se va a llevar todo. En un momento de su gran recorrido, en esta ciudad o hacen las cosas grandes o no hacen nada, pasa por debajo de la avenida del Príncipe de Asturias en una singular combinación nominal-monárquica.
Bajo ese puente suelo pasar con el coche con frecuencia. Es el típico espacio semi-degradado propio de las ciudades, un lugar propicio para usos marginales. A mediados de agosto, me encontré con un tipo singular y, desde mi vehículo, disparé con la cámara:

El artista, en plena acción
agosto de 2010, La Calzada

Ahí estaba, con sus botes de pintura, trabajaba sin importarle los vehículos que pasábamos y los curiosos. Tenía varios metros de pared para él, parecía concentrado. No tiene margen para el error. El creaba y sembraba la curiosidad en nosotros, espectadores de esta muestra de arte urbano.

A los pocos días, ya había terminado su obra. La muestra de estilos demuestra que se trata de un trabajo colectivo.


Las imágenes las tomé desde el coche, aprovechando el semáforo en rojo. Es una pena que no tenga el objetivo adecuado para captar toda la pared.



Es la imagen central. A mí, el perro me hace mucha gracia. Para los que no sabemos dibujar, ver una creación de este tipo resulta espectacular. Arte público.



La última imagen, justo cuando me iba. Lleva más de un mes por ahí. Supongo que la ventaja será que, cuando envejezca, se podrá pintar de nuevo. No está mal tener esos pilares pintados, mejor así que acumulando porquería sin más.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails