lunes, 2 de agosto de 2010

La cerveza no engorda

Después del apunte anterior, igual alguno de mis pocos lectores cae en la depresión. No es para tanto. La vida es un lugar hermoso, para disfrutar de ella, pero sin esclavizarse con las ataduras del siglo.
Hay que saber disfrutar de sus buenas cosas. Como, por ejemplo, la cerveza. Y más cuando, según leí hace tiempo en Abc no engorda. Los problemas suelen venir con el pincho que la acompaña, o esos frutos secos que se comen entre sorbo y sorbo. Pero, lo que es la cerveza en sí, se puede beber con toda tranquilidad, sentados en una terreza y contemplando el Cantábrico.
Buen provecho.
Tengan cuidado ahí fuera.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails