miércoles, 14 de julio de 2010

Intereconomía y los límites de la libertad de expresión (y 2)

En el caso de Intereconomía, existe, además, un agravante. Ellos juegan a la bandera de católicos. Quieren ser un grupo de comunicación católico. Defienden el derecho a la vida y rechazan el aborto, informan de la Iglesia sin miedos ni prejuicios. Eso está bien.
Pero mirando sus contenidos no aparecen otros valores igual de fundamentales: no se ve el respeto a la dignidad y el valor de la persona humana, ni un esfuerzo para potenciar el desarrollo de la comprensión y la tolerancia a las que aludió Benedicto XVI en 2009 en su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones.
Y ser católico no es portar una bandera, sino una forma de estar en el mundo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails