viernes, 25 de junio de 2010

Por San Juan

La noche de San Juan siempre huele a hoguera y ceniza, el humo tapa la luna, aunque no se vean las llamas. Las brasas alientan los deseos, parece que hay ganas por apurar una vida que se escapa a sorbos, casi sin darnos cuenta.
Ayer, Gijón amaneció vestida de bruma, con la niebla marina recorriendo las calles y, en el ambiente, olor a yodo, a mar, a salitre.
Fuego, agua, aire... Casi parece que el cuarto elemento somos nosotros, la tierra que pisamos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails