jueves, 24 de diciembre de 2009

La mirra

Aprovechó el primer día de vacaciones para comenzar a montar el belén. Sacó las cajas, despejó la mesa y tendió el mantel verde que había heredado de la abuela Marina. Ninguna pieza del misterio encajaba. Todas eran diferentes. Pero todas tenían su historia. La Virgen María era un regalo de su madre, el Ángel lo compró en Praga, cuando fueron de Luna de Miel, San José le recordaba a su padre; el buey fue la primera manualidad de su hijo... Lentamente instaló esa composición de recuerdos y amor. Terminó con los tres Magos de Oriente. Y buscó los saquitos donde atesoraba el oro, el incienso y la mirra. Encontró los dos primeros, pero ni rastro de la mirra que había comprado en Estambul. Buscó y rebuscó, abrió cajas, pensó en dónde la había guardado. Ni rastro de la mira. Entonces, Isabel sonrió. Allí estaba la mirra.

¡¡¡Feliz Navidad!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails