jueves, 30 de julio de 2009

Gran Torino


Ante esta película sólo caben dos palabras: obra maestra. Resulta sorprendente la maestría que ha alcanzado Clint Eastwood que cuenta en su filmografía con un grupo de películas que le han hecho pasar por derecho propio a la historia del cine. En este caso, se trata de una historia de amor y sacrificio, donde el autor no duda en incorporar un elemento metacinematográfico (su esterotipo de justiciero violento) para dejar una reflexión sobre la sociedad actual que sorprende. He leído que Eastwood anuncia con esa película su retirada de la interpretación pero, por Dios, que siga haciendo más películas, más cine por favor.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails