domingo, 18 de enero de 2009

Una nueva derrota para Izquierda Unida

Tanto va el cántaro a la fuente que termina yendo solo. Cuando los avilesinos pensábamos que la capacidad de paciencia los socialistas avilesinos rivalizaba con el Santo Job y la necesidad de asegurar apoyos en futuros mandatos justificaba, nos encontramos con que el PSOE decide romper el pacto con Izquierda Unida. No se ha escuchado, además, ni una sola voz crítica. ¡¡Todos a una como en Fuenteovejuna!!
Las razones son fáciles de entender. IU lleva mucho tiempo con un doble traje incomprensible para muchos: gestores por la mañana, opositores por la tarde. En los últimos meses, la intensidad de esa esquizofrénica posición se ha incrementado. Y no por el lado de la gestión (propongo para el San Pancracio de enero al lector que conozca un logro de Rañón en el gobierno desde febrero de 2008), sino por la oposición. Para los socialistas, la línea roja ha sido la actitud de IU en la privatización de la limpieza. El pacto de gobierno recogía que ambas formaciones podían discrepar y defender posiciones diferentes.
Las abiertas acusaciones de corrupción y pucherazo en el proceso o las intervenciones plenarias ("ningún concejal socialista puede mirarme a los ojos", es una de las más comentadas en la Casa del Pueblo) han terminado por dinamitar el endeble puente que unía a ambas formaciones.
La próxima semana concluirá la voladura del actual gobierno que supone la llegada de IU a la marginalidad política en Avilés. Perderán uno de los dos liberados. Incluso dos, si los insultos van a más, la representación en el Centro Niemeyer y vete a saber cuantas cosas más. Su capacidad de influir en la gestión local se verá reducida sus dos únicos concejales. ASIA y PP ofrecen, en estos momentos, más tranquilidad al PSOE. Nos esperan unos meses entretenidos, pues, a su vez, en ASIA cada vez hay más discrepancias internas sobre la evolución del proyecto político (mantenerse en clave local o intentar el salto regional) y el PP deberá jugar con inteligencia sus bazas para demostrarse como un partido serio, al tiempo que recordar a su electorado que "votar a ASIA es votar al PSOE", como dijeron en su momento.
Pero es que en el PP no sólo andan escasos de inteligencia, es que, además, comienza una lucha soterrada por la candidatura en las próximas municipales entre Carmen Rodríguez Maniega y Constantino Álvarez, con Joaquín Aréstegui atendiendo a lo que se cuece en Oviedo; no vaya a se que le pille con el pie cambiado.

Sí, nos vienen unos meses divertidos, de juego político y con IU en la tumba. Aunque la fosa se la han cavado ellos. A mí, no me dan ninguna pena.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails