jueves, 29 de enero de 2009

Sabinazo, y van dos

Hace años, cuando se escuchaba el runrún de su candidatura en el Partido Popular, Antonio Sabino me preguntó qué pensaba. Es uno de esos momentos complicados, en los que uno no sabe si optar por la diplomacia y quedar bien o decir lo que piensa, aun con el riesgo de perder el trato. Siendo como soy, opté por lo segundo, ya que tampoco era una barbaridad:

-Sabino, yo no te veo en la política. Es demasiado dura para ti. Mucho navajazo, zancadillas. A ti te va más una dimensión más institucional. Uff, eso de concejal...

Ayer, Antonio Sabino abandonaba la Agrupación Social Independiente y preparaba su mudanza al grupo mixto. Segundo sabinazo después del plantón al PP. La Junta directiva Nacional de ASIA (lo de Nacional lo pongo yo, en plan pincelada de humor) le cantó las cuarenta, reclamó disciplina de partido lo que no está mal para lo que se presentaba como un antipartido y le echo en cara un personalismo. "En los periódicos, cuando ponen tus declaraciones dicen que hablas tú, no ASIA", le llegaron a decir. Y, el grave pecado, las fotos con el poder, o las fotos, no lo sé. Sabino sale en los diarios con Pilar Varela más que su socio de gobierno Fernando Díaz Rañón y, eso, hay que reconocerlo, es un error de estrategia a toda vez que difumina su perfil alimenta la imagen de muleta del PSOE de la que, como grupo de la oposición, tratan de distanciarse.
Y, claro, Sabino se fue. ¿Cómo no se va a ir? ¿Qué era lo que decía Miguel Ángel Villalba no hace ni dos años: el que sabe, Sabino; o Sabino sabe o era Avilés sabe por Sabino? No recuerdo, habrá que hacer ejercicios de memoria y preguntarse porque esa devaluación del lider carismático presentado con frases de Platón y aires de salvación nacional. En la reunión de ayer, Antonio Sabino, como argumento para sus actitudes, les aseguró que su "él tenía más criterio" que ellos. Normal, si en su luna de miel sólo les faltó decirle que su sudor era agua de rosas. Ahora nos queda por ver la capacidad de resistencia de Antonio Sabino, sin ningún estructura detrás, en un Pleno cada vez más complejo. ¿Terminará el mandato? Sinceramente, no me atrevo a decir nada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails