viernes, 3 de octubre de 2008

Tres cuadros para la crisis

Coinciden los analistas al señalar que, de momento, sólo atravesamos una crisis financiera; la económica, vendrá más adelante. O sea, como los menús de fiesta: entrantes, primer y segundo plato y postres. Eso sí, sin posibilidad de elegir. Aunque algo hemos ganado. Nuestro gobierno ya no tilda de antipatriotas a quienes hablan de crisis. Y, para añadir algo de sal al escenario, aquí van tres cuadros vividos ayer para ilustrar la situación que padecemos:

1º) El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, no comenta los detalles de las cifras del paro. Asegura desconocer la estadística, posiblemente la más importante, de las que elabora su departamento. El próximo en incrementar las cifra de parados debería ser el propio Corbacho: por inútil, mentiroso y cobarde. No sé si las tres al mismo tiempo, aunque cualquier adjetivo es suficiente.

2º) Asturias. Una persona acude a un centro de salud a recibir atención médica de Urgencia. La enfermera la recibe, pero no tiene gasas para curar la herida. La paciente acudir a una farmacia a comprar las gasas y poder curarse...

3º) Los ayuntamientos asturianos constatan un incremento de demandas de ayudas sociales. Pero no hay fondos para todo el mundo. Ni son casos protocolizados: una madre sin dinero para pañales para su bebé, un recurso social donde no se cubre todo los gastos que genera...

Y estamos empezando.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails