miércoles, 1 de octubre de 2008

Los beneficios de la publicidad

La serie alcanzaba su recta final, el esperado desenlace. Y, como manda el guión, llegó la última pausa publicitaria. A ritmo tranquilo, me acerqué a la cocina, bebí, fui el baño, me vestí con un chándal, llamé a Tila, bajamos a la calle, dimos un paseo, regresamos a casa, limpié a Tila, me puse el pijama, un chocolate caliente y me senté a tiempo para ver el último anuncio y el desenlace de la serie. ¿Quién dice que la publicidad es mala?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails