miércoles, 15 de octubre de 2008

El milagro de la vida

Se llama Javier y hoy ocupa un hueco en todas las portadas de los periódicos. La sangre de su cordón umbilical permitirá un último intento para curar a su hermano de una extraña anemia de origen hereditario. Al tiempo, la ingeniería genética ha permitido que Javier nazca sin esa enfermedad. Un bebé nacido del amor y para la vida. Un milagro de la ciencia que alegró a su familia y a todo el mundo. ¿Cómo no vamos a alegrarnos ante la vida?
Pero, al tiempo, nos sitúa en un escenario de alta exigencia moral para profesionales y las propias familias.
Está bien que las ciencias adelanten una barbaridad, pero, precisamente, por ello debemos reforzar nuestros, como sociedad, principios éticos. Mientras tantos, alegría con Javier y su familia. ¡Enhorabuena!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails