miércoles, 22 de octubre de 2008

Cuestión de respeto

Con el café humeando y el zumo de naranja recién hecho, escucho en Protagonistas el saludo del presidente de la asociación de tartamudos de España. Medio dormido como estoy no alcanzo a recordar su nombre, lo lamento. Durante todo el día de hoy se celebra el Día Internacional del Tartamudo y en su parlamento, pausado, con interrupciones, habla de los derechos de los tartamudos. Anda, piensa uno, otro que reclama la chequera pública, que es lo que suele pasar cuando un colectivo reclama la defensa de sus derechos. Primero el anuncio, después de la subvención.
Pero este hombre no, no clama ayudas. Sólo pide respeto, que les dejemos hablar con su ritmo y que no nos reíamos cuando se traben, que ayudemos a nuestros hijos y a los hijos de nuestros amigos; que desterremos tópicos y burlas ofensivas. Cuestión de dignidad y de respeto al personal, de urbanidad y civilización.
No debe ser tarea fácil porque, de lo contrario, no se entendería la campaña internacional. Y, aunque no sea mucho, cuentan con el apoyo de este Archipiélago, que, recordamos, es tierra tolerante y, desde ahora públicamente, amiga de los tartamudos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails