domingo, 22 de junio de 2008

El poema de la semana

XIX

El poeta, el oráculo y el ingenio
Como pescadores fracasados junto
A los estanques de percepción sentados,
Cebando con la petición equivocada
Los vectores de sus intereses,
A la caída de la noche cuentan la mentira del pescador.

Con el tiempo hecho tempestad por doquiera,
A balsas de frágiles supuestos se aferran
los santos y los hipócritas;
Fenómenos encolerizados se abalanzan
En olas aplastantes para ahogar
Tanto al sufriente como al sufrimiento.

Las aguas añoran oír planteada nuestra pregunta
Que liberaría al menos su añorada respuesta.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails