viernes, 4 de abril de 2008

Zapatero no tiene quien le hable



Se fue George Bush y no hubo cumbre. A falta del gringo, charla con el australiano, que también habla inglés, con acento, eso sí, y su moneda es el dólar, aunque australiano. Los cantores monclovitas mirarán hacia otro lado mientras los españoles lloramos la foto, o la Foto, con mayúsculas, de nuestro presidente en la cumbre, más solo que el Irán de los ayatolas o Corea del Norte. Otra imagen para que sumarse a nuestro oprobio colectivo, desde las Azores jugando al amigo del matón a la soledad del incapaz de acercarse a un grupo y, como mínimo, disimular, mover la cabeza y sonreír, que se le da muy bien. Aunque, claro, a última hora del día a uno siempre le queda el consuelo de María Teresa Fernández de la Vega que hubo un encuentro, pero informal habida cuenta de la conversación. Habrá que tener cuidado con De la Vega. A este paso, subir en ascensor con una matrimonio puede considerarse toda una provocación.
La foto, la anécdota, es toda una confesión de la incapacidad del próximo gobernante de España, al que, esperemos, encuentren pronto un recambio en el PSOE. Mientras alcanzamos esa liberación ahí lo vemos: renunciando a la política internacional, a los intereses de España.
Mientras tanto, su ministro Mariano Pisito Bermejo declara que él va a terminar con el conflicto de los trabajadores de Justicia. Menos mal que sólo llevan dos meses de huelga. ¿No se podía haber fijado ese objetivo unos días antes del inicio o el primer día?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails