jueves, 3 de abril de 2008

La dura realidad

Madrugar en los días laborales y en los que no lo son es un buen ejemplo de lo duro que puede ser la realidad. Es algo que nos pasa a la mayoría de los españoles, pero también a los padres de la patria que, en un buen día, descubren que la realidad no es ajena a ellos y también tienen caries, se les cae el pelo y tiran pedos. Miren, si no, lo que le ha sucedido a nuestro presidente en funciones José Luis Rodríguez Zapatero, el que debe dimitir. Desde el zapaterismo, los ismos siempre son el peor enemigo de uno, se anunció hace semanas que George Bush se había rendido a los encantos de nuestro presidente. ¿Será por el lenguaje de los sordos? ¿Será por su sonrisa? ¿Será por su adanismo? ¿Quién lo sabe? Bush rendido a Zp y el coro mediático proclamando, incluso con aires grandilocuentes: "El día que Bush tiró la toalla con Zapatero", leí en Tiempo. La cumbre de la OTAN en Bucarest, que hoy concluye, debía ser el momento de la foto, la contra-cumbre de las Azores. Pero ayer, a eso de las 23 horas, la rendición de Bush no pasaba de un "hola, hola, felicidades". Y para hoy las agendas no incluían encuentro alguno entre ambos mandatarios para desgracia de nuestro país.
Esperemos que todo esto cambie en las horas que quedan del día y, dentro de unas horas, nuestros amigos socialistas escriban: estabas equivocado. Ojalá, pero, mientras llega el momento, Zapatero descubre lo dura que es la realidad y como sus sueños, y los de sus amigos, no siempre se cumplen.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails