miércoles, 30 de enero de 2008

Con Z de miedo(z)

Dicen quienes saben de sondeos y estudios demoscópicos que la clave en las elecciones generales de marzo estará en la participación: cuanto más se acerque al 60%, el PP se acercará a la mayoría absoluta; si roza el 70% o lo supera, el PSOE ganará. Creo que se equivocan. La clave está en José Luis Rodríguez 'improvisación' Zapatero. Cuanto más hable, menos ganas tenemos algunos españoles de votarle. Este tío da miedo. Cada vez que abre la boca, temo lo peor.
El primer susto fue su Ley Integral contra la Discriminación. La anuncia que nadie se excluya, para que en este país los otros no sean motivo de temor. Así, con un par. Sin explicar qué concepto tiene de discriminación, o sí, de este viaje, se piensa cargar la discriminación positiva. Como no hay pocos problemas en el mundo, nos metemos a legislar actitudes, ideas y pensamientos. El Gran Hermano Zapatero quiere imponer a golpe de ley lo que sólo se puede lograr con educación, buenos ejemplos, comportamientos cívicos o, en los casos extremos, cumpliendo la legislación vigente.
El segundo susto fueron los 400 euros. Uno, cuando lo escucha el fin de semana, se siente, como mínimo, insultado como demócrata y ciudadano. Perdone, señor Zp, si no trata de comprar mi voto está anunciando una rebaja fiscal, ¿pero usted no se reía de las rebajas fiscales del PP? ¿Por qué es malo que la derecha rebaje los impuestos y es bueno que la izquierda haga lo mismo? ¿No es eso oportunismo: cambiar las ideas propias por las que en ese momento se consideran más apropiadas? ¿Usted cree que con 33 euros al mes vamos a compensar el 4% de inflación? Y una duda que tengo, las familias que no hacen declaración de la Renta por sus bajos ingresos, ¿a ellos quien les compensa?
Usted me toma el pelo, se ríe de mi, de mi voto. Está muy bien que paguemos impuestos, pero si sobra tanto dinero como el que usted anda regalando, igual es que no están cobrando de más. O gestionándolo mal, porque uno prefería que, antes de recibir esos 400 euros, que ya estuviese terminada la Autovía del Cantábrico, que la fiscalidad de la gasolina fuese menos abusiva (y así luchábamos contra la inflación), que la política energética de este país estuviese bien definida, que la Sanidad funcionase mejor o que nuestros sistema de educación no figurarse entre los peores del informe Pisa...
Es muy grave que la precampaña la política deje paso a la anécdota y que lo trascendental se olvide.
Y eso que sólo lleva dos propuestas...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails