viernes, 7 de diciembre de 2007

No con mi dinero

Llevamos unos pocos días de precampaña. Los suficientes para que los principales políticos de este país (ZP y MR) se lancen a una orgía de rebajas fiscales. Y está bien que jueguen, pero que no lo hagan con mi dinero. Leo sus anuncios y siempre me pillan lejos. Es decir, mis ingresos son suficientes para no figurar entre las capas más bajas de la sociedad, pero no gano tanto dinero para poder pagar el impuesto del Patrimonio. ¡¡Ahh!!, ya me gustaría a mí poder declarar esos ingresos. O sea, que figuro en la clase media que ve como sube la inflación, cuesta un huevo arrancar unas décimas en el convenio y no podemos acceder a ayudas sociales porque superamos los ingresos mínimos.
Y ellos, que ganan más que yo, se dedican a recortar ingresos anunciando juegos de política ficción. Algo así como: los menos pudientes tendrán más dinero y así se reactivará la economía. La economía no lo sé, la inflación igual no baja porque alimentamos el consumo.
Si quieren hablar de política, y, sinceramente, uno lo agradecería, que expliquen qué harán con la sanidad pública que la clase media debemos usar, cómo se las arreglarán para que los Informes Pisa no alimenten miedos de ver cómo nuestra educación pública (a la que tal vez deban ir mis hijos, porque no tenga, al contrario que ZP y MR, dinero para la privada) se aleja de los países más avanzados; cómo nos la arreglaremos para compaginar la emisión de gases contaminantes y la producción industrial; qué modelo energético queremos para este país, cómo organizamos las comunicaciones... O sea, suficientes temas para gastar nuestro dinero. Y ahí, en el gasto, es donde se ve si un político nos interesa a los ciudadanos o no.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails