miércoles, 7 de noviembre de 2007

La guerra de los mundos

Los chinos se han lanzado a la conquista del espacio. En realidad, parece que llevan tiempo en ella, pero hace unas semanas despegaba el primer satélite chino que orbitará la luna. Lleva nombre de una diosa china que vivía en la luna o algo así. Lo más sorprendente es la banda sonora del artefacto, que la lleva. Entre todos sus mecanismos suena un cd con el himno nacional chino y 18 canciones tradicionales del país. Ahí es nada. Tan sólo escuché el himno, muy patriótico, con la solemnidad marcial propia de esas canciones.
Y yo me preguntó, para qué narices contaminar el espacio con una música tan fea. Porque yo me imagino al pobre selenita de vacaciones en el Mar de Tranquilidad, descansando después de un duro año de trabajado, tumbado mirando el espacio cuando, de repente, sufre la contaminación acústica. Además de los artefactos con los que ensuciamos el espacio, ahora va el tachín-tachán de los chinos bramando por todo el universo sonoro. A ver qué hace el selenita, al que le estropeamos la siesta. Seguro que, por mucho menos, ya han destruido otras civilizaciones.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails