miércoles, 19 de septiembre de 2007

Escaparates

Un buen escaparate es una historia, una historia que te seduce y enamora hasta el punto de fijarte en los productos que te enseña, similares a los que puedes encontrar dos calles a la izquierda, o al lado del escaparate, o en esa gran plaza comercial que es Internet. Las historias son de todos los tipos. Las hay cutres y sublimes; hay poemas, ensayos y narrativa. Una ciudad con buenos escaparates es una ciudad más viva, porque sus comerciantes son capaces de contar historias y renovarlas cada cierto tiempo. Recuerdo escaparates como el de Almacenes Py, con esos letreros manuscritos que glosaban las virtudes de los productos: Plancha que no deja ninguna arruga, cafetera para el mejor café... Hay clásicos que siguen, como Verano, y otros en ese territorio extraño y difícil que los convierten en un clásico de la vanguardia. Pienso en MSV y su nueva propuesta, la que me lleva a escribir todo esto. Ha logrado sencillez y elegancia, el juego de los botones que se convierte en una metáfora del otoño y la combinación de colores... Siempre buscando y siempre encontrado. Desde luego, gozan de mucho talento.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails